Skip to content

Quince campanazos de alerta

Quince campanazos de alerta

Dependiendo del contexto, el sonido producido por una campana tiene diversos significados; en las iglesias, por lo general, suenan para convocar y para anunciar alguna fecha especial dentro de su calendario litúrgico; en las clínicas y hospitales es símbolo de alegría: la tocan para anunciar que un paciente superó una difícil enfermedad, sin duda, un éxtasis de felicidad.

Sin embargo, en la cosa pública son firmes llamados de atención que todo servidor público debe atender; por ejemplo, hace unas semanas la Contraloría General de la República dio a conocer que en el departamento del Atlántico hay riesgo de un detrimento patrimonial por el orden de los $87.548 millones, una situación que nos pinta un panorama de alta complejidad.

Son 15 campanazos de alerta, uno resuena más que los otros 14, debido a que ya es catalogado como un ‘elefante blanco’. Importante: dichos proyectos deben impactar los sectores de agua potable y saneamiento básico, educación y cultura.

Dice la Contraloría que el ‘elefante blanco’ es la construcción de 316 viviendas en la urbanización Altos del Girasol, en Puerto Colombia, cuya inversión es de $5.067 millones. Triste que este tipo de situaciones se presenten porque a la postre en la gente la que al final termina pagando por la falta de supervisión en la ejecución de estos recursos. Son 316 familias que están en vilo porque muy seguramente necesitan un techo digno donde vivir.

La otra campanada nos lleva a Sabanalarga en donde la canalización del arroyo Los Robles se encuentra suspendida desde el mes de mayo y a la fecha tiene un porcentaje de avance de 76,8 %.

*_PIOJÓ, EL SEGUNDO MOCOA_*

En Piojó hay una situación especial, hace un año las fuertes lluvias dejaron afectada una gran parte de la infraestructura del municipio y desde entonces la comunidad ha tenido que soportar el hecho de no tener vivienda propia y las demoras de los contratistas que tienen a su cargo la reconstrucción del municipio.

La Contraloría señaló que la planta de tratamiento de aguas residuales PTAR del municipio es una obra que inició su construcción en 2019 y resultó afectada en la emergencia de 2022 —tras de cotudos con paperas—. La obra se reinició en 2023 y a la fecha, después de 4 años, tiene un avance de 33 %.

A lo anterior, se suma que la Contraloría calificó a Piojó como “la segunda Mocoa” por la demora en la ejecución de las obras de reconstrucción, situación que desde la Asamblea voy abordar, con la seriedad que se merece, una vez asuma mi curul; sin embargo, es propicio hacer todos los campanazos de alerta para tomar correctivos desde ahora por parte de los responsables.

Un último campanazo —igual de sonoro a los demás— son las obras de construcción de la Escuela de Bellas Artes en Barranquilla. La obra presenta retrasos derivados de los ajustes requeridos por los terrenos y las normas de sismo resistencia, no contempladas en la infraestructura inicial. El llamado es a la gobernadora Elsa Noguera a que antes de que culmine su periodo nos dé una buena noticia con relación a este proyecto tan necesario para los jóvenes atlanticenses.


Isabella Pulgar Mota
Diputada del Atlántico

Otras Noticias

Iniciativa que pignora tasa de seguridad es inequitativa con municipios: Diputada Isabela Pulgar Mota

El proyecto de ordenanza que pignora la tasa de seguridad es un irrespeto para los ciudadanos de los 22 municipios. “Hoy los atlanticenses no solo deben soportar la carga de altas tarifas de Air-e y los tributos que en su facturación les imponen, sino que además los ignoramos frente a la inversión en seguridad que se realizará con el recurso que ellos pagan”.

Leer más

Sígueme en redes sociales