Skip to content

Jóvenes del Atlántico con Pocas Oportunidades y Baja Calidad Educativa

Jóvenes del Atlántico con Pocas Oportunidades y Baja Calidad Educativa

En el Atlántico, el 30% de los jóvenes entre 18 y 24 años, y el 28% entre 25 y 29, no están haciendo nada, según un informe de la Universidad del Rosario que confirma cifras del gobierno nacional desde 2022. Son los llamados “ninis”, jóvenes que “ni estudian ni trabajan”.

Este preocupante panorama de falta de oportunidades laborales se agrava por las dificultades para acceder a la educación superior. Los jóvenes atlanticenses enfrentan una muy baja calidad de la educación media en las instituciones públicas bajo la jurisdicción de la Secretaría de Educación, excluyendo a Barranquilla, Soledad y Malambo, que son entidades territoriales certificadas. Los resultados de las pruebas Saber 11 en el departamento no pueden ser más desalentadores.

Resultados Desalentadores en Educación Media

El ejemplo más triste es la Institución Agro piscícola Las Compuertas en Manatí, que ocupa el puesto 12.809 de los 12.841 colegios cuyos estudiantes presentaron los exámenes de Estado el año pasado. Esta institución está apenas por encima de 21 instituciones educativas del departamento de Chocó, 2 de Risaralda, 2 de Antioquia, y 1 en Vichada, Guajira, Magdalena, Meta, Cauca, Vaupés y Cesar. 

Otros colegios del Atlántico también ocupan puestos bajos:

– Instituto Sagrado Corazón de Jesús de Campo De la Cruz: puesto 12.739.

– Niño Jesús de Praga de Piojó: puesto 12.496.

– Institución Educativa de Aguada de Pablo en Sabanalarga: puesto 12.412.

– Las Tablas de Repelón: puesto 12.273.

– Institución Julio Pantoja Maldonado de Baranoa: puesto 12.076.

Cobertura Escolar y Calidad Educativa

Aunque la cobertura total de escolaridad en el Atlántico está en el 95,46%, con una meta de alcanzar el 96,46% según el Plan de Desarrollo aprobado por la Asamblea, la calidad de la educación sigue siendo deficiente. Además, los programas para preparar a los jóvenes 

para el mercado laboral formal son insuficientes. Muchos jóvenes terminan en la informalidad como mototaxistas o, en el peor de los casos, son reclutados por organizaciones criminales que les ofrecen, a un alto costo, la posibilidad de tener dinero y ser reconocidos, aunque sea como delincuentes.

Camino Hacia la Mejora

Para un verdadero desarrollo, es crucial que los programas educativos desde el bachillerato sean pertinentes y alineados con la vocación económica de cada subregión del Atlántico. Esto no solo mejoraría la calidad educativa, sino que también ayudaría a los municipios del departamento a alcanzar mejores niveles de desarrollo social y económico.

Otras Noticias

Sígueme en redes sociales